usos y propiedades del aloe vera
FitoAromaterapia

Aloe Vera, beneficios, cuidados y modo de uso

 

Lo que necesitas saber
 

Como empezar a hablar del Aloe Vera, cuando tanto se dice de ella… He tardado en hacerlo y aun sigo sin
saber como empezar, para mi esta planta supuso un antes y un después, avivó mi curiosidad en la fitoterapia y me abrió la puerta a la naturopatía, te pueden contar muchas cosas pero hasta que no lo pruebas en carne propia y te quedas maravillado con los resultados… en fín, no hay nada como eso. Pero bueno esa es otra historia,
centrémonos en el Aloe.

 
Esta mágica planta de mil usos, que si se sabe utilizar correctamente puede suponer un remedio botiquín en todas las casas. Sus cualidades se han conocido desde antigüo por las grandes civilizaciones, aunque el primer testimonio escrito sobre sus usos terapéuticos data del 1750 a.C en unas tablillas sumerias.
No os quiero aburrir con historia pero ya supondréis que se ha beneficiado de ella desde Cleopatra, hasta Hipócrates, pasando por los Mayas del Yucatan. Y es que tanto revuelo a lo largo de los siglos no es en vano. (Cuando el río suena…)

 
¿QUÉ ALOE ESCOJO?
 
Pues bien lo resumiremos en dos opciones:
 
  • Productos de Aloe ya preparados- Está es una buena opción siempre y cuando el producto sea en su mayoría Aloe (asegúrate de que el porcentaje es alto) y ecológico. Es un muy práctico de usar, te
    durará más tiempo sin estropearse y te puedes aprovechar de la sinergia que se halla creado si en su formulación contiene otros extractos, aceites vegetales o esenciales.
  • La planta- el Aloe más utilizado en terapéutica es el ALOE BARBARENSIS. Adorna y además tienes aloe puro y fresco siempre que necesites, al momento, con un alto potencial de actuación, para todos los usos que le quieras dar, con la precaución de usarlo correctamente, todo tiene su miga 🙂 , pero no te preocupes es sencillo.
 
HABLEMOS DE LA PLANTA
 
  • Cuidados:
    es conveniente cambiarle la tierra todos los años para renovar nutrientes. El tamaño de la maceta ha de ser de un cuarto del largo de la hoja más grande, si la maceta es muy grande la planta dará
    prioridad al crecimiento de las raíces y la hoja tardará mucho más en sernos útil.
  • Riego:

1 vez al mes si recibe poco sol

2 veces al mes con sol moderado

1 vez a la semana si el sol es muy directo y sofocante

 

  • Ubicación:
    en esta zona es mejor que la planta se cultive en maceta así la podremos mover si no en invierno se nos congelaría. Necesita un ambiente cálido. (pero si está dentro de casa vigila que el aire no este "seco" si la temperatura de la calefacción es muy alta, tendrás que regarlos más)
  • Reproducción:
    es fácil que al aloe le "salgan hijos", así que puedes optar por esta opción. Mientras estén pequeños pero hayan alcanzado un tamaño medio separa con mucho cuidado el aloe de la planta madre,
    sin romper muchas raíces ni cortar el tallo de ninguna de las dos plantas.
  • Trasplantar:
    cuando el radio de la maceta se queda más pequeño que un cuarto de la hoja más larga, ha llegado el momento de cambiarla. Escarba la tierra y extrae muy lentamente la planta para no dañar sus raíces.
    Tienes que sacudirlas con cuidado para quitarle todos los "inquilinos" que pueda tener y prevenir una posible infección. La nueva maceta tienen que estar limpia también, aprovecha para renovar la tierra. Tras el cambio riega abundantemente y ponla en un lugar cálido. Necesita humedad y calor para echar nuevas raíces.
 
¿Sabias que en la NASA considera que el
Aloe puede absorber hasta el 90% de tóxidad química y radiactiva de
su entorno?
 
 
 
¿COMÓ CORTO LA HOJA Y LA UTILIZO?
 
Lo ideal para ser usado es que la planta tenga al menos 3 años así nos aseguramos de que esta bien formada y que sus principios activos son adecuados.
 
PASO 1
 
*Corta solo lo que necesites de las hojas bajas, ella sola se secara y cerrará el corte de la hoja, cuando vuelvas a necesitarla sigue cortando de esa misma hoja. Para casos puntuales, o por ejemplo para uso cosmético, si hay hojas que se estén secando, es mejor que utilicéis esas y reservéis la mejores para otro momento.
*Si la necesitas entera, cortaremos de forma inclinada y lo más próximo al tallo la hoja más carnosa (suelen ser las más grandes, además de ser las más maduras) de la parte más baja de la planta.
 

 

PASO 2
 
También le quitaremos los laterales de la hoja. (los que tienen los "pinchitos")
 
 
 
 
 
 
¡CUIDADO!
Antes de utilizarla deja que suelte todo el jugo amarillo que suelta al principio. Esa savia amarillenta es muy irritante y puede resultar hasta tóxica.
NO DEBÉIS UTILIZARLA.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
PASO 3
Cuando halla terminado de soltar toda la sabia amarilla, corta la hoja longitudinalmente en dos.
 
 
 
PASO 4
 
Rasca la hoja con una cuchara para sacar todo el gel translúcido, QUE ES LA PARTE QUE NOS INTERESA, TEN CUIDADO DE NO ROMPER LA HOJA, SI NO SE PODRÍA MEZCLAR LA SABIA CON EL GEL.
 
 
 

PASO 5
 
Lo ideal es utilizar el gel al momento, bien aplicándolo directamente (para eso podemos hacerle cortes en cuadricula, ponerlo encima de la zona a aplicar y envolverlo con una gasa y vendas. También podemos utilizar el líquido que va soltando para untarlo a modo de crema o loción).
 
*Si lo vamos a tener unos días para ir usando, lo guardaremos siempre en un tarro en la nevera y a poder ser le añadimos algún aceite esencial y vitamina E o germen de trigo para que se conserve mejor. Podemos pasarlo por la batidora todo junto, así nos quedará ya listo para aplicar a modo de loción.
 
 
¿Y PARA QUÉ PUEDO UTILIZAR EL ALOE?
 
A) Como uso interno:
 
Puedes optar por los jugos de aloe ya preparados, muy prácticos y seguros. También puedes prepararlo tú licuando el gel con otro líquido por ejemplo zumo o alguna leche vegetal, o cortándolo en taquitos pequeños para
la ensalada SIEMPRE CON MUCHA PRECAUCIÓN DE QUE NO VAYA SAVIA (El liquido amarillo) Y DE QUE LA HOJA SEA FRESCA (Córtala y tómala al momento), si no puede causar un efecto laxante además de nauseas y malestar de estomago.
 
*En zumo no debes de sobrepasar el cuarto de litro diario*
 
 
USO:
 
1. Se puede utilizar para la acidez y la ulcera gástrica, por su riqueza en mucilágos que suavizan y protegen la
pared del aparato digestivo. Está muy indicado en todo tipo de inflamaciones gástricas e intestinales por sus efectos antiinflamatorios y antibacterianos.
 
¡OJO!
Salvo en Colón irritable, Colitis ulcerosa o Enfermedad de Crohn
(No Utilizar), no es el remedio más indicado, entre otros por su
posible efecto laxante

 

  1. Gárgaras y enjuagues bucales para dolores y afecciones buco-faríngeas.
  2. Mitigación de herpes e infecciones.
  3. Remineralizador y depurante interno tanto a nivel general como intestinal: ayuda a eliminar los parásitos intestinales y repoblar la flora después de un tratamiento con medicamentos, facilitando la absorción de nutrientes. Mejora las funciones de secreción ayudando a desintoxicar el organismo.
    Favorece el flujo sanguíneo con la depuración de la sangre. También alivia el dolor y la inflamación
    previniendo la acumulación de líquidos.
 

 ¿Te puedes creer que el Aloe tiene mas de 200 nutrientes fundamentales para nuestro organismo, entre principios activos, minerales,  vitaminas, aminoácidos y enzimas?

Es rica en vitaminas A, C, E y grupo B, ¡incluida la B12!,
además posee germanio orgánico, muy importante para la médula ósea.

  

¿Sabias que las cápsulas o comprimidos que se compran para el estreñimiento, están hechos de la savia amarillenta?…También conocida como ácibar o látex. Debido en parte a su contenido en Magnesio que aumenta los movimientos peristálticos del intestino. Así conseguimos generalmente con dosis de;
 
  • 0,3g : efecto laxante
  • 0,5g: efecto purgante
  • *La dosis diaria NUNCA debe de superar los 1,5g debido a su toxicidad
 

También puede ser un coadyuvante en enfermedades inmunitarias por su efecto antioxidante y su capacidad para estimular el sistema inmunitario.

 

CONTRAINDICACIONES VÍA INTERNA:

  • NO USAR NUNCA durante el EMBARAZO, algunos de sus principios activos activos pueden resultar abortivos.
  • No es recomendable durante la LACTANCIA puede producir diarrea en el bebé. Ni durante la MENSTRUACIÓN ya que puede aumentar el flujo.
  • No administrar en NIÑOS MENORES DE 12 AÑOS.
  • Las personas con afecciones CARDIACAS Y RENALES lo han de tomar en DOSIS BAJAS y con precaución, ya que una cantidad elevada puede producir deficit de Potasio.
  • Mucha precaución en caso de HEMORROIDES.

 


B) Como uso externo:
 

A demás de desechar la savia, la mayor PRECAUCIÓN que has de tener al aplicar el aloe externamente, es LIMPIAR bien la herida a tratar. El aloe es un gran penetrante  y junto con él puede introducir impurezas que agraven la infección. (De ahí pueden derivar muchas de las posibles "reacciones alérgicas al aloe vera", de la falta de higiene, incluso si es un producto de compra, de otros ingredientes que contenga)     y el que paga el pato es el Aloe

 

  • Heridas, quemaduras, cortes, dermatitis, verrugas, acné y demás problemas cutáneos:
    puedes utilizar el gel (si es de compra recuerda, calidad y % alto), si es el casero puedes o aplicar el jugo o cuando tengas hecho el corte transversal de la hoja y haya soltado toda la savia hazle unos
    cortes como cuadriculas a una de las mitades y póntela directamente sobre la piel, luego puedes vendar la zona para fijar el gel o la hoja si te vas a estar moviendo. Deja que se absorba bien todo el
    gel, pueden pasar de 20 min. a 1h. dependiendo del caso, luego limpia bien y vuelve a aplicar, repite el proceso tantas veces como sea necesario.
 
          CUIDADO: si te vas a tratar los ojos solo puedes utilizar el gel.
 
 *En QUEMADURAS moja primero la zona con abundante agua fría, así bajaras la temperatura de la piel  para prevenir que se siga quemando, puedes mantenerla así de 10-20min.
           El aloe, también es ideal para aplicar en quemaduras solares y tratar ampollas.
 
¿Sabías que el aloe es eficaz en las quemaduras porque…?
 
1. Tiene ácido salicílico (efecto aspirina) y junto con el lactato de magnesio, tiene un efecto anestésico.
2. Actúa contra microbios que particularmente infectan las quemaduras
3. Por su acción anticoagulante y antiinflamatoria, favorece la afluencia de sangre al lugar donde se aplica.
4. Es un potente regenerador de tejidos 
5. Estimula la cicatrización previniendo la formación de queloides
 
 
  • Cosmética:
– El Aloe es capaz de regenerar el pH de las 3 capas dérmicas (epidermis, dermis e hipodermis) reparándolos de dentro hacia afuera, regenera las células, las hidrata, nutre y protege contra
agentes externos, elimina células muertas, además de estimular la producción de células responsables de la formación de colágeno.
– Ayuda a proteger de los rayos UV y a eliminar manchas solares
– Previene estrías
– Da brillo y fuerza al cabello, evitando su caída. Ayuda a combatir la dermatitis seborreica, irritaciones, caspa
y descamaciones del cuero cabelludo.
 

CONSEJO:
Si tienes la piel seca o sensible, tanto si es para aplicar en una dermatitis o como uso cosmético, mezcla con el gel aceite de oliva o de almendras dulces. Así la piel no te quedará reseca ni tirante después de su uso

 

 

Fuentes:
 
– Libro: El poder curativo del Aloe Vera. Robert Dehim
– http://www.botanical-online.com/medicinalsaloevera.htm

 

 

 

 


Verónica Garzón

 

 

 

 

 

 
8+

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.