comida crudivegana
ALIMENTACIÓN NATURAL

Alimentación cruda o cocinada

Pros y contras

 
Creo firmemente que la alimentación es uno de los pilares fundamentales para mantener nuestra salud y por supuesto que nuestro combustible ha de ser de buena calidad si queremos que nuestro templo este en buenas condiciones. Seguramente ya estés al tanto de que aumentar el consumo de alimentos del reino vegetal en tu plato puede ayudar a prevenir muchas enfermedades y a mantenerte más saludable ¿Pero qué hay de la forma de preparar esos alimentos? 
 
En "La piel, nuestro mejor espejo" ya te comenté un poquito lo importante que es la nutrición para nuestra salud tanto a nivel interno como externo centrandonos un poquito en la piel, obvio que la cosa no queda ahí y está vez quiero hablar un poco más sobre ello.
 
 
La alimentación higienista 
 
Este tipo de alimentación aboga por nutrirse con alimentos mayoritariamente de origen vegetal y a poder ser en estado crudo (vivo). La misma palabra "higienista" ya lo define (alimentos que no produzcan un "ensuciamiento" en nuestro interior).
 
Hoy en día está muy de actualidad la alimentación cruda pero esto no es algo nuevo ya en la Grecia antigua los grandes naturistas hablaban de ella y la practicaban, además de ser fundamental para varios movimientos religiosos en algunos periodos;
 
Y Jesús dijo:
 
"No matéis ni a hombres ni a animales, ni si quiera el alimento que llevéis a vuestra boca. Pues si coméis alimento vivo, el mismo os vivificará, pero si matáis vuestro alimento, la comida muerta os matará también. Pues la vida viene solo de la vida y de la muerte viene siempre la muerte"
Juan
EvangelioEsenio de la Paz
 
 
Hasta hoy se ha venido practicando de una forma más modesta, pero supongo que la facilidad de información de la que disponemos hoy por hoy y la aparición de tan variados utensilios de cocina a permitido la elaboración de platos más similares a los "convencionales" haciendo más atractiva para la mayoría de las personas los platos de este estilo de vida.
Porque esto no es ninguna dieta, es un estilo de vida que busca prevenir la enfermedad, intentando mantenernos en un estado de bienestar.
 
 
¿Tengo que ser crudivoro?
 
Obviamente no y tampoco te lo recomientdo sin más, si llevas una alimentación convencional es probable que tu cuerpo no tolere el cambio como si nada y teniendo en cuenta tus circunstancias y dolencias personales no todo te sentará bien o será lo más adecuado para tí, pero en circunstancias normales es una alimentación que puede beneficiar mucho a practicamente todo el mundo y desde luego que en estados de enfermedad guiado por un profesional, la dieta cruda y los ayunos intermitentes pueden beneficiar mucho a la persona.
 
¿Qué hago entonces?
 
Dicho esto, te cuento que para empezar a disfrutar de algunos de los beneficios de la nutrición cruda no tienes porque llevar una alimentación así al 100%, basta con que poco a poco vayas incorporando más frutas y verduras crudas en tu día a día y reduciendo el consumo sobre todo de alimentos procesados, enlatados, lácteos, azúcares refinados, proteína animal y harinas.
 
Sin darte cuenta verás que de forma natural irás sustituyendo algunos de los platos cocinados por más alimentos crudos. Está personalmente creo que es la mejor forma para adaptarse tanto física como psicológicamente.
Además nuestro cuerpo tiene una muy buena capacidad de autocuración a ello le ayuda mucho, que dejemos de introducir en él todo aquello que merma esa capacidad, mucho más que incorporar a nuestra rutina fórmulas milagrosas pero seguir haciendo exactamente lo mismo.
 
Para
obtener resultados distintos, inevitablemente hay que hacer cosas
diferentes.
 
 
¿En qué beneficia la alimentación cruda a nuestra salud general?
 
  • Nos beneficiamos de toda la energía de alimentos frescos de temporada y en su estado natural.
  • Al no cocinarlos contienen toda su agua fisiológica ideal para nuestro cuerpo junto con un alto contenido de antioxidantes, enzimas, fibra y todos los nutrientes indispensables para la regeneración y el buen funcionamiento de nuestro organismo.
 
Un consejo:
 
**Por su alto contenido en fibra, las personas con problemas gastrointestinales, sobre todo al principio deberíais tomar los alimentos crudos en forma de licuados o eliminando los tallos más gruesos para prescindir de la fibra y también dar prioridad a otras frutas antes que a las ácidas, así evitáis hincharos o irritar aún más vuestro aparato digestivo. Con el tiempo podréis ir introduciendo alimentos íntegros poco a poco. Esto son pautas generales, pero ya sabéis, cada persona es un mundo.
 

 

  • Ayuda a la capacidad depurativa y autocurativa del cuerpo.
  • Mejora nuestra vitalidad gracias a la rápida asimilación de nutrientes
  • Está comida se digiere mejor, favoreciendo así también la salud de nuestro sistema digestivo y de la producción de flora bacteriana beneficiosa.
  • Optimiza las funciones de todos nuestros sistemas corporales, incluido el inmunitario.
  • Mejora el estado de animo y nuestra calidad de sueño
  • Facilita nuestra conexión holística y espiritual 
 
¿En qué perjudica la alimentación cocinada a nuestra salud?
 
  • Dificulta el aprovechamiento de nutrientes por nuestro organismo ya que apróximadamente el 50% de ellos se destruyen a temperaturas superiores a 42ºC y las indispensables enzimas se descomponen entre los 48-115ºC, esto además produce digestiones más lentas y pesadas, hinchazón y  fermentaciones alimenticias, empeorando la salud de nuestros intestinos y disminuyendo aun más la absorción de nutrientes.
 

¿Sabias qué cuando fries algo el aceite está al menos a 130ºC,

cuando cueces en una olla normal la temperatura está en torno a 100ºC

y en una olla a presión alcanzas como min. los 130ºC?


 

 

 

 

 

  • Los desechos de fermentaciones y putrefacciones producidas en nuestros intestinos por alimentos mal digeridos, generan una mucosidad o especie de pasta conocida como placa mucoide, que va tapizando la pared de los intestinos, así es como la absorción de nutrientes se ve disminuida aún más. También favorece el estreñimiento y mucha acumulación de tóxicos con todo lo que ello conlleva para nuestra salud a corto y largo plazo.
  • Durante el proceso de cocinado se generan muchos productos secundarios, algunos de ellos tóxicos. Por ejemplo los alimentos fritos propician los radicales libres (factor importante en el envejecimiento celular y problemas cardíacos)
  • La comida cocinada produce "Leucocitosis digestiva" (Dr. Paul Kouchakoff). Nuestro estómago considera al alimento cocinado como un elemento extraño al que intenta neutralizar, derrochando mucha energía en ello. Después de una comida nuestro nivel de glóbulos blancos en sangre aumenta, esto no ocurre con el alimento en estado crudo.
  • Las digestiones pesadas también después de atracones generan entre otros, aturdimiento el conocido "embotamiento de cabeza", y somnolencia, esto seguro que si os suena, todos habremos pasado por ello alguna vez ¿Verdad?
 
¿Entonces Crudo o Cocinado?
 
Con lo que te he contado hasta ahora tal vez estés pensando mañana mismo todo crudo pero a la de ya laugh inevitablemente te tengo que decir que no. Y es que tu cuerpo no está preparado para hacer un cambio tan drastico de la noche a la mañana y tus enzimas digestivas muy probablemente, no estén en forma para digerir todo esa cantidad de alimentos crudos, porque aquí el punto a favor que podemos sacar de cocinar los alimentos es que los hace más digestivos, también consigue potenciar sabores, (ej,zanahoria) que son básicos en nuestra alimentación nutritiva, visual y olfativa. Además de que se puede ampliar "a priori" el rango de comidas. 
 
¿Que hago entonces?
 
Bueno que no cunda el pánico, te voy a dar unas pequeñas pautas como consejo para empezar:
 
1. Ve introduciendo poco a poco alimentos crudos en tu plato, es decir si ahora mismo tu plato es 100% cocinado, añade un 20% de crudo, lo más fácil es que comas siempre una porción de ensalada.
2. Cambia tu manera de cocinar, si fries haz a la plancha, si cueces haz al vapor
3. En las meriendas y picoteo come fruta o frutos secos
4. Introduce licuados de frutas y verduras en tus desayunos o despues de hacer ejercicio
5. Elimina los productos refinados y procesados de tu dieta por alternativas más saludables
 
 
Con estos 5 consejos ya vas a notar un cambio y después de unas semanas así puedes seguir ampliando el porcentaje de alimentos crudos en tu alimentación.
Por cierto seguro que cuando empieces a hacer cambios en tu akimentación te encontrarás comentarios de todo tipo que puede que te quiten las ganas de seguir, NO LES HAGAS CASO, están basados en el desconocimiento y el miedo y por supuesto no vas a comer comida de conejos como muchos intentarán mofarse jajaja, te enseño algunos  platos para que veas que se puede hacer todo lo que imagines de forma sencilla, son platos muy coloridos lo que ayuda a que te entren por la vista muy importante, especialmente para los niños.
 
 
 
Así que tú ni caso, a lo tuyo, cuanto menos intentes convencer a nadie mejor, cuándo empiecen a ver que te encuentras mejor vendrán ellos a preguntarte que es lo que haces, siempre pasa. De todas formas si tienes dudas, siempre puedes preguntarme, te puedo ayudar a realizar una transición para "vegetarianizar tu dieta" (incluir más alimentos vegetales de forma equilibrada) o hacer cambios a distintos tipos de vegetarianismo  (Programa de coaching nutricional) 
 
Seguramente te sorprendera saber que en tu casa ya se empleaban técnicas de cocina cruda y tu no habías reparado en ello, echále un vistazo al enlace que te acabo de poner, desempolva el libro de recetas de la abuela y ponte manos a la obra, va por tu salud!!!
 

"Come poco y cena menos, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la
oficina del estómago."
Miguel de Cervantes
 
 
Deseo de todo corazón que está información te pueda ayudar a dar un paso más hacia tu salud y felicidad. 
 
No te pierdas la sección de recursos gratuitos, Natural-mente  te esperan cositas bonitas 
 
 
Fuentes:
– La enzima prodigiosa (Hiromi Shinya)
– Los secretos eternos de la salud (Andreas Moritz)
 
 
 
Verónica Garzón

 

 

6+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.