mascarillas faciales
Higiene y Belleza natural

Mascarillas caseras

Una mascarilla facial para cada piel

 

Ya sabeís que nuestra piel hace mucho por nosotros, respira, deshecha residuos y suciedad, nos protege… por eso no debes olvidar darle los cuidados que se merece si quieres verla nutrida, firme y luminosa. No esperes a que te muestre señales de fatiga y ayúdale a recuperar su tono cuanto antes, puedes darle las atenciones que necesita facilmente desde tu casa con mascarillas a base de productos vegetales y minerales que además de limpiarla le aportan todas las sustancias nutritivas de las plantas .

Remángate que empezamos, hay muchas mascarillas hoy veremos algunas, descubre cúal es la que tu piel necesita, no es nada fijo, puede variar según la epóca del año o tus cambios hormonales, pero antes lo primero es que sepas cómo y porqué aplicarla.

 

¿Por qué aplicarse una mascarilla facial?

La piel es uno de nuestros organos excretores, eso quiere decir que el cuerpo la utiliza como medio para librarse de los contaminantes y residuos diarios, unos proceden de nuestro interior (ej. deshechos de la alimentación) y otros del exterior (ej. la polución ambiental). nuestra piel los expulsa a través de los poros y si no la limpiamos diariamente, cada día se verá más sucia y con impurezas, hasta el punto de que los poros se obstruyan e impidan que la piel pueda respirar y expulsar desechos correctamente. Esto puede llegar a traducirse en granos infectados, flacidez, manchas, inflamaciones y otras alteraciones dérmicas. Además de ir engrosando la capa córnea de la piel e impidiendo la correcta absorción de las cremas ¡Por muy buenas o caras que sean!

Lo que hacemos al aplicar la mascarilla es extraer toda esa suciedad acumulada en los tejidos superficiales y liberarla de la sobrecarga para que pueda seguir realizando sus funciones sin perder su vitalidad, por eso las mascarillas son tan importantes si quieres mantener la salud de la piel, su tono y luminosidad.

 

¿Cómo se aplican?

Puedes limpiar la piel y aplicarte la mascarilla directamente, pero para un óptimo resultado los pasos a seguir serían los siguientes:

Paso 1. Limpia la piel con agua y jabón o un limpiador facial como el que aprendimos a hacer en el tutorial Limpiador y desmaquillante facial, hazlo tu misma.

Paso 2. Seca la piel suavemente, puedes aplicar ligeros golpecitos para activar la circulación

Paso 3. Haz una exfoliación suave con movimientos circulares, para eliminar células muertas y desobstruir el poro (Si algún día quieres hacerlo más completo, puedes hacer una baño de vapor previo para abrir más el poro, si tu piel es muy sensible hazlo cortito o evitalo). Después retira con abundante agua.

Paso 4. Aplica una cantidad generosa y uniforme de mascarilla sobre la cara, aprovecha y echate en el cuello también wink  (la zona del contorno de ojos se suele evitar porqué la piel es más fina y se puede irritar más facilmente)

Paso 5. Aclara con bastante agua (si lo haces con agua fría, te ayudará a tonificar y cerrar el poro). Seca suavemente (no frotes para evitar rojeces, la arcilla pegada se cae con agua)

Paso 6. Puedes utilizar un tónico para ayudar a equilibrar, refrescar, calmar y purificar aún más la piel

Paso 7. Aplica tu crema facial


La piel y su mascarilla

Todas las mascarillas limpian y nutren, pero a rasgos generales las de arcilla suelen limpiar más profundamente (ya que tienen un mayor poder de atracción) y las de vegetales aportan mayor nutrición. Lo ideal sería poder alternar los dos tipos de mascarilla de vez en cuando, de hecho a las nutritivas también les podemos añadir arcilla. Pero si no tienes mucho tiempo o te apatece hacer una limpieza en profundidad, puedes saber que tipo de arcilla es más apropiada para tu piel, en la entrada Las mágicas arcillas, hoy hablaremos de las mascarillas nutritivas:

 

PIEL SENSIBLE (Mascarilla de Avena y Plátano): 2 cucharadas de harina de avena + 2 cucharadas de almendras muy trituradas + 1 plátano + 2 cucharaditas de aceite de jojoba + 1 cucharadita de aceite de germen de trigo. Mezclar todos los ingredientes en la batidora hasta que formen una pasta. Aplicar y dejar actuar de 15-20 min., aclarar con abundante agua. Dura en la nevera 5 dias

PIELES ACNEICAS O CON PUNTOS NEGROS (Mascarilla Purificante de Bardana y Tomillo): 3 cucharadas de arcilla verde + 1 cucharada de hidrolato de hamamelis + 5 gotas de aceite esencial de tomillo + 1/2 vaso de infusión de bardana + 1/2 diente de ajo (el ajo es antibacteriano, por lo que en las zonas que más granos o espinillas tengas, puede que te pique un poco) + 5 gotas de aceite esencial de árbol del te. Mezclar todos los ingredientes en la batidora hasta que formen una pasta. Aplicar y dejar actuar de 15-20 min., aclarar con abundante agua. Dura en la nevera 5 dias

TODO TIPO DE PIELES (Mascarilla de Fresa y Chocolate): 4 fresas + 2 cucharaditas de cacao en polvo + 2 cucharaditas de arcilla verde o blanca + 1 cucaradita de agua de rosas + 1 cucharada de gel de aloe. Mezclar todos los ingredientes en la batidora hasta que formen una pasta. Aplicar y dejar actuar de 15-20 min., aclarar con abundante agua. Dura en la nevera 5 dias

PIELES SECAS O MADURAS (Mascarilla de Pepino y Zanahoria): 1/2 pepino + 1 zanahoria + 2 cucharaditas de caolín (arcilla blanca) + 2 cucharadas de aceite de avellanas + 2 cucharadas de aceite de sésamo + 5 gotas de aceite esencial de palmarosa. Mezclar todos los ingredientes en la batidora hasta que formen una pasta. Aplicar y dejar actuar de 15-20 min., aclarar con abundante agua. Dura en la nevera 5 dias

PIELES CON ROSÁCEA (Mascarilla de Cúrcuma y Almendra): 1 cucharada de cúrcuma molida (Es importante que no te pases con la cantidad de cúrcuma para que no te quede la piel tintada) + 4 cucharadas de cilantro molido +  2 cucharadas de leche de almendras (también puedes sustituirla por la de avena). Por las propiedades antiinflamatorias que tienen la cúrcuma y el cilantro, es conveniente que hagas una prueba previa en una pequeña zona antes de aplicarte toda la mascarilla. Si no notas picor fuerte, quemazón o incomodidad, puedes hacerte la mascarilla. Mezcla la leche con las especias molidas hasta obtener una pasta homogénea, puedes aplicarla 1 o 2 veces al día también cuándo aparezcan los granos. Déjala actuar durante 10 min, retira con abundante agua templada y termina con fria. **Te recomiendo que lo hagas por la noche o cuando ya no vayas a salir de casa, porque la cúrcuma puede dejarte la piel un poco amarilla, procura no pasarte con la cantidad, de todas formas, si así fuese después de una par de lavados y unas horas ya no se notará nada. Si te sobra puedes guardar en la nevera unos días

PIELES MUY SECAS (Mascarilla de Aguacate y miel): 1/2 aguacate + 1 cucharadita de miel. Mezcla los ingredientes hasta obtener una pasta cremosa, deja actuar 20 min. y retira con abundante agua. Si te sobra puedes guardar en la nevera unos días

 

 

¿Cada cuánto debo de hacerme una mascarilla?

PIEL SENSIBLE: puedes hacer 1 de cada, cada dos semanas.

PIEL SECA: De 1 a 2 mascarillas de arcilla al mes y de 2-4 mascarillas nutritivas.

PIEL MIXTA: puedes hacer 1 mascarilla de arcilla a la semana y 2 nutritivas al mes.

PIEL GRASA O ACNÉICA: De 1 a 2 mascarillas de arcilla a la semana y 1 nutritiva al mes.

 

No olvides que La piel es nuestro mejor espejo, es un reflejo de nuestro interior y la alimentación e hidratación es fundamental para tener una piel sana.

 

 

 Bibliografía:

– Belleza natural con productos naturales, Janice Cox

– Cosmética natural, Shannon Buck

– Las plantas aplicaciones medicinales y belleza, ediciones Nauta 2001

 

 

Verónica Garzón

 

 

7+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Copied!