NATUROPATÍA

kombucha, segunda fermentación

Tu refresco medicinal personalizado

Ya has visto en las entradas anteriores todos los beneficios de esta bebida y lo importante que es a nivel del sistema digestivo e inmunológico, si no es así no te preocupes puedes leerlo aquí 😉 hoy nos centraremos en como sacarle más partido a tu kombucha con un poco de imaginación preparando tus propias mezclas de infusionado. ¿Cómo…? ¡Con una segunda fermentación! ¿Quieres saber como se hace?

 

PASOS PRIMERA FERMENTACIÓN

1.Tienes que hacer una primera tanda de Kombucha "una primera fermentación" (sigue estos pasos para hacerla) . 

2. Una vez han pasados los días de fermentación, ya sabes, habrá crecido un scoby hijo.

3. Retira ambos scoby (la madre y el hijo) y consérvalos en unos tarros de vidrio con parte del liquido (Kombucha) que los cubra bien. Cierra los botes y guárdalos en la nevera para cundo lo vayas a volver a utilizar. La kombucha preparada la reservamos para hacer la segunda fermentación (No hace falta que la filtres, la vamos a utilizar tal cual, solo sacando el scoby de dentro)

 

PASOS SEGUNDA FERMENTACIÓN

4. Vamos a darle un toque personalizado e infusionar el líquido de kombucha que hemos hecho en la primera fermentación añadiéndole hierbas, frutas o especias de nuestro agrado yo he hecho dos diferentes, una de pétalos de amapola (roja) y otra de te verde, canela y naranja (amarilla)

Medidas:

– Aproximadamente 1-2 cucharaditas de las hierbas secas por litro de kombucha

*Si las hierbas son frescas tienes que utilizar el doble 

5. Una vez tengas las hierbas para el infusionado dentro, ponle nuevamente la gasa al bote y sujétala con una goma, la guardaremos en un sitio oscuro y cálido de 3 a 5 días. Está segunda fermentación además de un nuevo sabor le aportará más efervescencia a la kombucha (como una refresco gaseoso, pero infinitamente más sano 😀 ) recuerda no dejarlo muchos días si no se avinagrará. Así sin más, aquí no tenemos que añadirle azúcar ni preparar una infusión como en la primera fermentación.

6. Según va fermentando la kombucha cambia de color y de sabor, cuando esté lista fíltrala con un colador (puede que se haya formado una fina película en la superficie como si hubiera crecido un nuevo scoby, es normal, no te preocupes) Desecha los restos.

7. Filtrada y embotellada, guárdala en la nevera y disfrútala en menos de 1 semana  

 

 

¡Sé creativ@ y disfruta de tus propias creaciones, la variedad de refrescos es infinita!

 

Verónica Garzón

 

 

8+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.