Recetas Sanas

Cómo hacer kéfir de agua

Elaborando cócteles de vida

Siguiendo con el artículo anterior Kéfir de agua, dónde te contaba que era esta bebida y que beneficios te puede aportar, vamos a ponernos manos a la obra y veamos cómo la puedes hacer rápida y facilmente en casa.

 

Preparación

1. Se coloca en un recipiente de vidrio, con agua pura no clorada, un poco del edulcorante de tu elección (No te aconsejo el azúcar blanca industrial, si hay poca presencia de vitaminas y minerales, se puede alterar el cultivo)

2. Se agrega además un trozo de fruta cítrica ya sea limón, naranja, mandarina o pomelo

3. De forma opcional se puede añadir 2 o 3 unidades de frutas secas, como ciruelas, dátiles, orejones, higos, pasas, etc. que aportan nutrientes añadidos (fructosa y minerales)

4. Por último con el agua a temperatura ambiente, añade los Tíbicos

5. Posteriormente tapa el recipiente con una gasa u otra tela que permita la traspiración, se dejan inmóviles en un lugar oscuro y cálido durante 48 horas, máximo 3 días.

6. Filtrar el líquido resultante (No con metal), ya estaría listo para tomar, si te gusta más burbujeante, embotella en un recipiente hermético para obtener una bebida más gasificada. Consérvalo en frigorífico y ten cuidado al abrirlo, si han pasado varios días puede haber mucha concentración de gas y estallar o salir a modo champán cuando la abras 😉

7. Los tíbicos colados se pueden enjuagar y se vuelven al recipiente, los que se quedan adheridos al vidrio son los recién nacidos, ten cuidado al lavar para que no se te pierdan, además puden obstruir la cañeria.

 

 * No se utilizan instrumentos metálicos, porque en un medio ácido se pueden desprender móleculas de metales y alterar tanto la bebida como la comunidad de microórganismos.

 

Las medidas más usadas suelen ser:

  • 1l de agua (no clorada)
  • 3-4 cucharadas soperas de azúcar
  • 3-4 cucharadas soperas de nódulos de Tíbicos (la misma cantidad que de azúcar)
  • Medio limón (pieza, no exprimido)
  • (Opcional) Un par de orejones, dátiles o cualquier otra fruta desecada

 

enlightenedPuedes utilizar el edulcorante que quieras, salvo estevia o azúcar de coco (la fermentación ocurre cuando hay hidratos de carbono y cuánto más alto el Indice glucemico mejor, sino no fermenta).

 cool Tránquilo el azúcar es para los tíbicos, no para tí. Durante el proceso de elaboración, el azúcar se transforma.

 

Mi receta

 

 

         Download 

 

 

Precauciones

En un producto fermentado, el contenido en azúcares se reduce al mínimo a partir de las 48 horas.

  • No obstante si no tienes manera de medir el contenido de los azúcares (ya que no se suele tener un refractómetro o sacarómetro en casa), debemos de tener cuidado de ofrecérselo a personas diabeticas ya que podría desajustar sus niveles, esta precaución ya no sería necesaria si el líquido ya se está transformando en vinagre, cosa que pasa en este caso, a partir del tercer día. Así mismo debido al proceso de fermentación es una bebida con calorias muy muy bajas.

Los productos fermentados tanto las bebidas como los alimentos, son muy ricos en enzimas, tan necesarias para nuestra salud y funcionan como probióticos en nuestro sistema digestivo contribuyendo a la protección de nuestra flora intestinal.

  •  Por esta razón puede ser un alimento altamente concentrado para personas con enfermedades gastricas severas o un sistema digestivo debilitado, en este caso tendrían que tomar muy poca cantidad y observar las reacciones de su cuerpo, ya que mientras su flora intestinal y su pared digestiva no se recuperen, el ácido láctico de los fermentos puede causarles molestias. Aún asi en estudios clínicos se ha visto que el consumo regular de kéfir ha ayudado a pacientes con trastornos gastrointestinales y úlceras estomacales y duodenales. Por lo que tomándolo adecuadamente y de forma gradual merece la pena intentarlo.

 

Conservación

– Para consumir: una vez envasado es mejor cerrarlo y conservarlo en la nevera, la falta de oxigeno y el frio harán que la fermentación (que aunque poco, sigue ocurriendo a pesar de que hayas retirado los nódulos) se ralentice y no se transforme en vinagre tan rápido. Consúmelo en unos 5 días a partir de ahí el olor te dirá cuando se ha deteriorado. (Aunque muy bien envasado te puede durar mucho más).

– Para guardar (no lo voy a utilizar en una temporada): Buscaremos que queden en reposo ralentizando su actividad. Mételos en un tarro con tapa para cerrarlos bien, utiliza menos agua que para elaborar la bebida y ponle el doble de azúcar. Después mételos en la nevera, pueden durarte al menos entre 10 y 15 días, el secreto está en que no se queden sin azúcar. Para dejarlos en reposo más tiempo hay gente que los congela o los deshidrata, después de esto tendrás que ser paciente y tratar a la colonia con mimo para que vuelva a crecer, ya que muchas cepas pueden morirse en estos procesos. Pero siempre es mejor opción que dejarlos morir por completo si te vas a ausentar mucho y no tienes quien les renueve el azúcar.

 

¡Que disfrutes de esta energética bebida!

 

Verónica Garzón 

 

6+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.