NATUROPATÍA

Vitamina B12 ¿Por qué todos podemos tener deficiencia?

La B12, esa tan polémica vitamina que todo el mundo te escupe a la cara cuándo decides que vas a comer más clorofila que sangre. Esa que la gran mayoría piensa que se sintetiza por comer un filete y hasta ellos mismos pueden tener en deficiencia.
¿Hay que vigilarla? Sí, todo el mundo debe de hacerlo. Especialmente si eres vegano y si eres omnívoro con una marcada tendencia carnívora y además en tu plato haces mezclas imposibles.
Debes de controlarla porque es una vitamina fundamental para la formación de glóbulos rojos, para la regeneración de los tejidos, para el buen funcionamiento cerebral y del sistema nervioso y por si eso os pareciese poco, también está implicada en la síntesis de ADN. Además de funcionar como coenzima en las funciones metabólicas del cuerpo.

 

LA B12 ES UNA VITAMINA DE ORIGEN ANIMAL

Si estuviéramos en un concurso televisivo sonaría el estridente pitido de priugmmmm ¡FALSO! La B12 es una vitamina de origen bacteriano y su absorción se produce en la mitad inferior del íleon (Intestino delgado), gracias a la presencia del «factor intrínseco», una proteína de la mucosa gástrica, que es esencial para la absorción de vitamina B 12 proveniente de todos los alimentos.
En el estómago se forma el complejo vitamina B 12-factor intrínseco, que al pasar al intestino se une a los receptores de la mucosa del íleon para poder ser absorbida y pasar a la circulación. Después de esto se metaboliza en el hígado, es su despensa y el exceso diario se elimina por la orina (es una vitamina hidrosoluble).

 

GRUPOS MÁS VULNERABLES POR DEFICIENCIA

Cómo te decía cualquier persona puede tener en algún momento carencia de B12, ya que incluso algunas enfermedades o medicamentos pueden estar bloqueando su absorción. Personas con dietas desequilibradas, incluidos los que solo comen alimentos del reino animal, porque una dieta carente de fibra durante largos periodos de tiempo produce desechos y mucus que tapizan la pared intestinal impidiendo la correcta absorción de nutrientes.

Por todo ello vamos a ver que grupos deben de vigilar más los niveles de esta importante vitamina:

– Personas que tengan el hígado y el sistema digestivo en mal estado.
– Veganos y vegetarianos de todos los grupos
– Alcohólicos
– Ancianos
– Personas que abusan de laxantes
– Anémicos

Cómo ves la posible deficiencia de B12 no es propiedad de un solo grupo, ¡Dejemos de colgarle el San Benito a los vegetarianos por favor!

 

TIPOS DE B12

Aquí es donde realmente está la verdadera polémica cuándo te metes dentro de esta fiesta, porque si aún no lo sabías al igual que en los alimentos del reino animal, también hay alimentos del reino vegetal que contienen B12, independientemente de la historia de comer las frutas y verduras a medio lavar para aprovecharse de las bacterias presentes en la tierra (cosa que no sé si a la larga le gustaría mucho a tus riñones a tu hígado).

Vamos a ver entonces las diferencias, según su biodisponibilidad (y aquí está la clave del asunto), biodisponible quiere decir que es un formato aprovechable por nuestro organismo:

– B12 Activa: Aprovechable de forma directa (cobalamina, cianocobalamina, metilcobalamina, adenosilcobalamina e hidroxicobalamina). Todos los alimentos de origen animal, excepto la miel que no la contiene, huevos y lácteos contienen pero en cantidades bajas.

– B12 Inactiva: No aprovechable de forma directa. Algas, levadura de cerveza, fermentados, germinados, algunas setas… Contienen lo que se denominan corrinoides (análogos de la B12 activa), que contienen trazas suficientes para el crecimiento bacteriano pero no para las funciones de nuestro metabolismo.

*Cómo excepción siguen en estudio por su posible biodisponibilidad el alga chlorella y la nori y parece que pueden ser una fuente fiable pero para ello inevitablemente tendrían que provenir de un entorno natural sano, puedes ampliar un poco más esta información aquí

*Y en el caso de los fermentados son un complementos buenísimo para repoblar la flora de bacterias beneficiosas que nos ayudarán a proporcionarlos la B12, pero depende mucho de las bacterias que contenga el fermento, cada fermento tiene cepas diferentes y no todas son igual de efectivas para todos los fines y la B12 obtenida como consecuencia derivada del consumo de estos alimentos puede ser insuficiente. Aun así su consumo es muy beneficioso de forma diaria, no lo desaproveches. Aprende aquí cómo puedes depurar tu organismo con una bebida probiótica casera . RECUERDA QUE LO PRINCIPAL PARA OBTENER B12 ES TENER UNOS INTESTINOS EN BUEN ESTADO.

 

CUÁNDO SE DETECTA LA DEFICIENCIA YA ES TARDE

Dicen que la B12 tiene un depósito de reserva en nuestro cuerpo, en algunas personas de alrededor de unos 4 años, por lo que cuándo se detecta una carencia muy grande ya hay una situación grave en el cuerpo. Y aquí sí que tienen que tener especialmente cuidado los vegetarianos a la hora de hacer análisis porque las fuentes inactivas de B12 pueden entorpecer la absorción y falsear los resultados. Cuándo hay una deficiencia sueles tenr sintomas previos antes de que la situación sea grave, en el caso de los vegetarianos es más fácil que los achaques a eso y empieces a suplementarte si aún no lo haces, pero en el caso de los omnívoros es muy fácil que esto se pase por alto, primero porque la vitamina b12 no se suele pedir en una analítica rutinaria y probablemente darán muchas vueltas hasta que esto ocurra preguntándose qué es lo que puede pasar. El problema es que si pasa mucho tiempo sin que esto ocurra sí podrían darse problemas serios en el sistema nervioso (Y entonces cuándo envejeces y detectan posibles problemas neurológicos ya te hacen la prueba de los niveles de B12).

 

¿ES NATURAL LA SUPLEMENTACIÓN?

Verás hoy en día esta pregunta, crítica o argumento ya roza lo ridículo, sencillamente porque todos obtenemos la B12 de suplementación. Salvo que consumas animales criados de forma ecológica, que obtienen la B12 de los pastos verdes, la tierra sana y la transforman en sus intestinos sanos y libres de antibióticos… (Una situación idílica maravillosa).
Pero si la carne y demás productos de procedencia animal que consumes son los que consume la gran mayoría de la población (es decir los provenientes de explotaciones). La B12 que está consumiendo un omnívoro en su filete, proviene de los piensos enriquecidos que le dan a ese animal confinado. Igual que la que pueda consumir un vegetariano en su suplementación.
Fin de la exposición, no hay mucho más que decir, salvo que entremos en términos de cómo esa carne cargada de medicamentos y alimentación artificial perjudica más tu salud que una lechuga fumigada con pesticida, o en ética moral, pero eso ya es otro capítulo.

 

Bibliografia:

  • Vegetarianos con ciencia (Lucia Martínez Arguelles)
  • Web Conasi B12

 

Verónica Garzón

 

1+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.